Inicio                                        Enfermedades     Nutrición      Sexualidad      Procedimientos      Curiosidades     
Suscríbete a TuBuenaSalud.com

Suscríbite a TuBuenaSalud y te llegarán al email los nuevos artículos sobre enfermedades, curiosidades salud, sexualidad, dietas y nutrición, etc.

Correo electrónico:

Tranquilo... no hacemos spam.


 

El uso de la mascarilla protectora

La mascarilla protectora reduce y previene el contagio por microorganismos exhalados (respiración, tos, catarros...) a otras personas. Además es hipoalergénica, por lo que todo el mundo puede usarla. Permite respirar y hablar perfectamente.


Las mascarillas no producen un cierre hermético en el rostro de quien las usa y no están diseñadas para filtrar pequeñas partículas que se pueden inhalar y que pueden jugar un papel en la transmisión de la influenza. Sin embargo, las mascarillas son útiles para bloquear grandes gotas infectadas (que se producen cuando una persona tose o estornuda cerca) que pueden llegar hasta la mucosa de la nariz y boca de la persona que las usa. Se cree que esta es una forma importante de transmisión de la influenza. Las mascarillas tiene la ventaja de ser cómodas y económicas. Deben usarse una sola vez y luego desecharse en la basura.

Existen diferentes clases de mascarillas, en función de las necesidades que tenga cada persona. Por ejemplo, la mascarilla protectora Aseptex brindan una protección general, como en el caso de una epidemia o de la actual gripe porcina originada en México.

¿Cómo colocar la mascarilla protectora?

La mascarilla se coloca sobre la nariz y la boca con la pieza metálica hacia arriba. Después hay que tirar de la cinta de sujeción y colocarla por detrás de la cabeza. Utiliza ambas manos para moldear la pieza metálica sobre la nariz hasta conseguir un ajuste perfecto.

Ver también:

 





Última modificación: 24 de Agosto de 2012. Spain - España.
Copyright © 2006, TuBuenaSalud, por . Todos los derechos reservados.